Señor Orgullo

Si tu orgullo te mata, el mío no me deja ir a tu entierro…qué frase tan fuerte no creen? 

¿Qué has dejado de hacer por orgullo? Suena fuerte mi pregunta o se les hace conocida la respuesta?

Todos en algún momento de nuestra vida hemos cometido las mayores locuras, los berrinches más temidos peor que el de tus hijos y a su vez nos hemos puesto los moños a nuestro antojo, para evadir la responsabilidad de esos actos, sin notar que los únicos afectados somos nosotros mismos.

Si te mueres por hablarle a Fulanito, para que esperar que hable cuando lo más seguro es que esté esperando lo mismo, pero como ambos fueron igual de orgullosos y peleoneros, se quedan esperando, guardando rencores, inventando historias como justificante de las mil cosas por las cuales no le volviste a hablar, nunca. (favor de remarcar el “nunca” con negritas, porqué cuando estas enojado con alguien enfatizas el coraje y remarcas el “nunca”para que quede claro).

Cuando le dejas de hablar a un amigo al que quieres, es muy difícil aceptar tu error, resulta más fácil evadir, huir, ignorar y guardarte los bonitos sentimientos para después o para nunca, según sea tu nivel de orgullosidad como yo le digo. Para volverle a hablar y ceder necesitas la mayor torre de pretextos y aún así lo dudas porque no quieres dar el primer paso.
A nadie le gusta decir me equivoqué, disculpa, me perdonas, lo siento, y la más temida frase y por la que pierdes más de lo que ganas es: te quiero.
En la vida nos gusta jugar con los sentimientos y sabotear nuestros instintos con tal de ser el ganón.
Alas de guajolote nos salen cuando el otro te busco primero, no se hagan, después de salir volando decimos el clásico: ¡no que no! antes de salir volando aterriza no te me vayas a caer de sopetón.

Después de muchas cosas que he perdido, lo de menos sería perder el orgullo, créanme que genera una libertad agradable, como dirían: alguien tiene que ceder.

Hace poco lo hice y se sintió tan bien, no sé si se puede recuperar lo que el orgullo se llevo, en verdad no es tan difícil ponerle enter a un correo o marcar un teléfono, quizá sea más difícil para la otra parte contestar, pero vale la pena hacerlo desde la trinchera en la que te encuentres.

Muchas veces la otra persona es digna de ir a parar a orgullosos anónimos y ya con eso te quitan el mérito al logro de tu vida y lo que es peor, quizá en vez de sanar momentos, agravan los rencores, pero por qué no intentarlo? Sanación para el alma, quítale una carga más y disfruta del enorme placer de entender que hablando se entiende la gente.

El señor orgullo es fuerte, nos gusta complicarnos y complicarle la vida al de la lado, eso está mejor.
No sean crueles y si tienen ganas de hablarle a alguien, los invito a hacerlo, quien te asegura que el día de mañana vas a estar aquí, quizá hoy sea tu única oportunidad para decirle a alguien que lo quieres, o quizá para aceptar un error (Eso vale, mil puntos).

Te hablaron, contesta.
Te lastimaron, pues perdona.
Te hicieron llorar? Mándale una sonrisa!
Quieres a alguien? Dilo (quizá cree que lo odias).
Y así les puedo seguir con mi lista, que opciones sobran y mi creatividad va en aumento.

Las mejores cosas las podemos perder por orgullo y las mejores cosas del mundo se logran después del perdón.

Cuantos no dicen que perdonan y no olvidan, no mis cuates, entonces no han perdonado nada, lo que se perdona, se supera.
Ah y no te me arrepientas tampoco, que estarás el resto de tu vida acumulando cosas que no debiste hacer y no te das cuenta las que estas haciendo.
Puedes perder tu tiempo con el orgullo, pero lo que no podemos permitir es perder a las personas valiosas de nuestra vida por rencor.

Familias, amigos, amores, trabajos…todo ha sido alguna vez perdido por quedarse callado, eso es el orgullo, una fuerza de silencio, que nos lleva a renunciar a nuestros sentimientos, te invito a que no renuncies.

Hoy te invito a decir una de esas palabras tenebrosas pero sanadoras, perdonar y olvidar cuesta, pero pagas con aprendizaje, al final terminarás teniendo lo que es gratis, siendo feliz aunque sea a ratos y sonriendo aunque sea difícil.

Anuncios

Un comentario sobre “Señor Orgullo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s