Año nuevo, Propósitos viejos.

Los últimos días del año prendes la tele y todo es un recuento de los daños, como si no hubiera noticias nuevas, se enfocan en lo malo que paso, como si en esos días no pasará nada relevante que comentar que lo ya vívido y nunca hubiéramos sabido que fue lo que paso.

Así es nuestra vida cotidiana, nos enfocamos en lo malo que queremos que no pase en el 2014 sin darnos cuenta que tenemos desde el 2009 prometiendo lo mismo. cuántos años llevas intentando ir al gimnasio y ponerte a dieta todos los Lunes del año.
Alguien muy sabio que paso por mi vida me dijo: cuándo haces algo por más de un mes ya puedes decir que es un hábito, mientras tanto es un propósito.
Muchos de nuestros grandes sueños se quedan en intentos que ni cuenta te das.

El asunto es que todos queremos grandes cosas en nuestra vida, pero ninguno hacemos nada para atraerlas y conservarlas y le endosamos los problemas al año, cuántas veces no escuchamos eso de que fue un mal año, el pobre año que culpa tiene o que vida tuvo? 
No culpen a un número, no sean gachos y aprendamos la moraleja del famoso mal año, porque de los buenos nadie habla.
Todo es cuestión de actitud, te va a ir como tu lo desees, así que desealo bien.

Corremos la noche del 31 haciendo los rituales que nos garantizarán cumplir nuestros deseos, los más cotizados salud, dinero y amor.
Barremos las malas vibras, cenamos lentejas y nos atragantamos con las uvas, pero después de esa noche se nos olvidan los deseos y quién nos dio el abrazo.
Lo que se deja de hacer o de pensar se queda en el olvido.

No sólo es pedir es cooperar, poner de tu parte, que las grandes cosas que pasan en nuestra vida, las tenemos que buscar, algo tenemos que sacrificar y mucho es el tiempo que le tenemos que dedicar.

Este es un año nuevo en donde si de política hablamos amanecimos chamaqueados, despertamos a nuestro tan deseado 2014 con los aumentos que dejamos que nos subieran, así que ni llorar es bueno muchachos, a ponerle más caldo a la sopa.

Los invito a tomar una hoja y una pluma para escribir su lista de deseos, pidan en grande  que sólo las mentes pequeñas desean lo chiquito.
Léanla cada noche, pero sin esperar que caigan del cielo los billetes, se necesita trabajo diario.
Pidan todo lo que gusten, tacha los logros día a día.
Tampoco anden publicando sus deseos o dudando de su poder de realización, en silencio con confianza y actitud, verán como todo lo logran.

El año no tiene que ser mejor, tu si! 

No es proponerte hacer algo, es hacerlo, es lograr lo que deseas, que no sean propósitos que se conviertan en metas, en enseñanzas y momentos mágicos por recordar.

Atrás quedo un número el 2013, tienes infinitas posibilidades nuevas, vamos a dejar números y rituales, vamos a hacer de nuestra vida lo que siempre hemos querido, tienes una hoja en blanco cada día, escribe una bonita historia, al final todas esas hojas se convierten en el libro de tu vida, tú decides como quieres que sea.

🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s