EL DÍA DE MI INDEPENDENCIA

Al nacer dependemos de nuestra madre para todo, pero llega un momento en donde tienes que volar sólo, muchos confunden este momento con un exceso de libertad alias libertinaje, un estado cómodo en donde los esfuerzos son nulos y la gozadera es el único objetivo.
Pero aunque todos hemos vivido la vida loca, llega el momento de sentar cabeza, para algunos un golpe de suerte llamado madurez.

En mi vida he tenido varios momentos cruciales que me acercaron a entender que sólo dependemos de nuestra independencia para salir adelante.

El primer encuentro que tuve fue, cuando decidí irme a estudiar a otra ciudad, aún recuerdo el día en que mi mamá se fue…me paré en el depa por primera vez sola, queriendo gritarle a mi mamá regresa y gritando un: no vuelvas a la vez!

Después de algunos años, decidí vivir sola, gran reto bien superado, la satisfacción aquella de voltear a ver con orgullo el refrigerador y la estufa, comprados con mi trabajo, que bien se siente eso, porque no me habían avisado antes que bien se sentía valerte por ti misma.
Consideren eso como un paso más allá para lograr ser útil en la vida y prepararme para el mero día de mi graduación como ser independiente.

Otro encuentro cercano con mi uso de razón fue el encontrarme un día sin mi héroe de la vida, mi papá! En realidad fue ahí en donde tuve que aprender a vivir de otra manera, y comenzé a darme cuenta que la vida no era color de rosa como siempre lo había planteado, ya nadie iba a cumplir mis antojos, ni me iba a salvar de mis locuras, supe a partir de ese momento lo que eran las carencias de todo tipo, la princesa que habitaba en mi supo lo que era ir caminando en la lluvia a tomar un camión y trabajar para comer.

Y siguieron las oportunidades en forma de aparentes errores y llegué al altar y así como llegue me divorcie, ese día el primero de nuevo sola, abres el closet y no hay nada y no lloras porque eres fuerte, no lloras porque ya no sientes.

Ese día empezó un gran proceso que me llevaría a caer mil veces, a llorar lo que no llore ese día, a pegarle a una cama enojada con la vida y de volver a sonreír, porque entiendes que en la soledad también se ríe.
Aquel día no me permití caer, después la vida me tumbo, los errores fueron pagados, las lecciones aprendidas.
La soledad de un closet y la tranquilidad de una casa, de entender que puedes salir adelante, que me dijeron que la vida en pareja era mejor, que necesitaba de un hombre para muchas cuestiones, pero se olvidaron de enseñarme que una mujer no necesita de nadie, que no eres fuerte por lo que vives si no por como saliste adelante, que no existen finales y que siempre hay comienzos.

Mi día de la independencia es hoy, cada día me festejo y aplaudo porque cada golpe y cada alegría me llevan a ser la gran mujer que soy y eso mis queridos lectores me lo enseño la vida y el tiempo.
Por mucho tiempo dependí de un hombre, una amiga, una llamada, un sueño…
Hoy dependo sólo de mi para lograr esos complementos de la vida que alguna vez vi como necesidades y que hoy transforme en metas.

Yo corrí y me escondí en una esquina, usé a mucha gente de escudo de protección, era mucha mi sufridera, muchas las pérdidas de todo tipo, pero al final les anuncio que gane cosas mejores, grandes batallas en la revolución interna que llevaba, valió la pena todo por ser quien hoy soy.

Cada día es una oportunidad que yo elijo para avanzar, permanecer quieta o retroceder, la diferencia es que ahora yo elijo con quién, cómo y porqué.

Hoy celebro que esta mujer que les escribe a dejado de depender, ha comenzado a entender y a vivir, no como todos me digan, si no como a mi me da la gana.

Aplausos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s