Que vivan los niños

Mamá me vas a comprar pastel, para festejar el día del niño? me preguntó mi hija hace unos días…
La mamá decente y general que llevo dentro pensó: ¿porque tendría que comprar un pastel? Quizá un pingüino marinela, si bien te va.
La mamá barco que también llevo dentro y que siempre quiere salir de metíche a poner el desorden, pensó que sería buena idea festejar su niñez.

Siempre andan esas dos partes de mi aflorando a su antojo, una es estricta, la otra es consentidora tratando de ser consciente, una es la madre adulta y la otra es la niña que llevo dentro.

Hace 2 años en la escuela de mi hija para festejar el día del niño, organizaron una dinámica en donde los papás seríamos niños unas horas y haríamos para ellos un gran show, el tema fue: Chespirito.
El kinder era la vecindad del chavo y todos hasta el policía iban disfrazados, yo me apunté como Quico por aquello de los cachetes, hicimos una obra de teatro corta por así decirlo, una mamá llego con tubos como Doña Florinda, otra iba de la chilindrina…nos divertimos como enanos y los niños disfrutaron el show de sus papás.
Hasta la fecha los niños me piden hablar como Quico y yo ando buscando saber si Carlos Villagrán es un pariente lejano mío.

Algunas veces por no decir siempre, queremos que los niños se comporten como adultos, como si en el fondo quisiéramos robarles esa niñez, olvidando que nuestros mejores momentos los vivimos, embarrados de lodo, viéndole los chones a la niña de al lado, aventandonos cascarones de harina, haciendo cochinero, travesuras y se nos olvida porque le damos más importancia a los malos momentos, a los agobios y tristezas.
También fuiste niño y querías lo mismo, regalos y pasteles, no te hagas! 
Todo lo que tu fuiste, tu hijo intenta ser, jugar es liberar y terminas frustrándolo para que no ensucie la ropa que se puede lavar y que no tire los juguetes que el puede aprender a recoger.

Los momentos que un niño graba en su mente para siempre, son cuando se divierte y es feliz, que maravilla que ellos si puedan serlo y tu no verdad? lo irónico es que el niño quiere saber que se siente manejar, no ir a la escuela, y sueña con ponerse traje e ir a trabajar mientras tu quieres algunas veces ser ese niño que disfrutaba su niñez sin la preocupación de pagos y problemas. 
Les digo que nunca nos damos gusto con nada.

Algún día el será un adulto y tu volverás a ser un niño, el será quien te lleve de la mano al baño y te llevara al cardiólogo así como tu lo llevas al pediatra, no siempre amanecerán esos pies chiquitos en tu cara en forma de cachetada voladora, disfrútalos! 
Así que corre por el pingüino marinela, ve y jueguen juntos, que el tiempo vuela, los hijos se van pero los recuerdos se quedan, y esos recuerdos lo harán convertirse en lo que siempre sueña ser…alguien como tu.

Que vivan los niños! Ustedes, sus hijos y yo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s