Porque lo digo yo!

A veces me gustaría haber cursado la carrera de: Lic. en asuntos de seguridad nacional con especialidad
en ser mamá.

En dónde están esas claves secretas de las abuelitas que hacían que con una mirada el chamaco entrara en razón, necesito ese manual para entender porqué yo y varias madres modernas le tenemos que pedir las cosas por favor a nuestros hijos? como si nos estuvieran haciendo el favor de obedecer, ahora hasta agradecidos debemos ser, pues qué no era al revés?

“Ve a jugar andale, por favor” “te he dicho mil veces y no me haces caso” casi te le pones de rodillas al esquincle, todas las mamás me dirán: nombre Tere cómo crees! yo le hablo fuerte y lo regaño, el inocente niño hasta miedo me tiene, pero si vieras que bien se porta. (Aguas las mamás de estos niños son las peores, corre y cuéntaselo a quien más confianza le tengas o ya mínimo a la amiga que tenga el hijo más mal portado para que se llene de orgullo y consuelo).
Esta generación de mamás somos las más confundidas y las más informadas, se han fijado? Mi abuela sabiendo menos educo más.

Nosotros crecimos compartiendo el refresco con la niña de al lado y nos dábamos el lujo de no contagiarnos, comíamos papitas sin que nadie nos dijera gordas, si alguien nos molestaba era el típico niño enfadoso del salón y crecimos sanos y felices, no mal educados y traumados.
Pero ahora queremos evitarles todo esto a nuestros hijos y en esta protección generacional, los estamos haciendo berrinchudos y adultos dependientes.
Yo siempre caminaba a la salida de la escuela con una mochila más pesada que varios kilos de cemento, jamás le exigí a mi santa madre una mochila de rueditas que quizá ni existían, hoy ya ni nos la piden nosotras se las damos, ten mijito para que no te canses, señora déjelo que cargue la mochila, soy un ejemplo viviente de que no pasa nada si lo hace, la vida no es fácil, dígaselo a su hijo, pero sobre todo demuestreselo.

Entonces después de todo esto, vamos al café con las amigas a quejarnos de que el niño no obedece y ya no sabes que hacer con el, no te quejes, actúa.

Soy mamá y a veces no doy una, mis enunciados favoritos son: “porque lo digo yo” “no es no y punto” también soy experta en hablar con mi dedo señalando un grave problema, he puesto cara de villana de novela muchas veces e imploro a la virgen de Guadalupe y a todos los santos en quien ustedes crean, me ayuden a estar haciendo lo correcto y ya de paso que vigilen mis nervios y el nivel de voz que algunas veces sale bien agudo en medio de los berrinches que mi hija jamás tiene! 

Hoy viví un caso en donde la lógica me demostró que pertenezco al club de madres sobreprotectoras y exageradas, la muchacha del aseo me contaba como su hijo aprendió a nadar sin pagar costosas clases como yo, el niño se va sólo a la alberca y yo me agobio con un clavado de la siguiente manera: a ver hija el clavado desde lejos, cuidado con la orilla, no corras te resbalas, fíjate que no estén niños donde te vas a aventar el clavado etc.

Tambien viví lo opuesto cuando unas niñas jugaban tan contentas a mojarse con el agua, terminaron vieran ustedes que risueñas y mojadas, lo opuesto a los papás a los cuales se les arruinó la fiesta y le quitaron a la enfermera su ropa seca para cubrir a su pequeña hija feliz, quizá la niña se pueda enfermar por mojarse pero no de gripe si no de exceso de protección.

Los límites también son para nosotros, ni le pasa nada en un clavado ni le dará pulmonía si se quedan mojados en un clima de 25 grados.
Somos padres, podemos equivocarnos, finalmente nosotros también estamos aprendiendo.

El niño con falta de atención necesita tu tiempo.
El que hace berrinches necesita reglas.
El niño perfecto no existe, lo negativo es para aprender y lo positivo para disfrutar.

Así que mientras me cuentan los secretos de las abuelitas adaptados a los tiempos modernos, les seguiré contando mi experiencia en el arte de ser mamá y mi hija seguirá escuchando mi clásica letanía sobre obedecer, la aclaración de que mando yo y que muchas cosas tendrán que esperar a que tenga edad.
Después de todo siempre y pese a todo porque soy tu madre y me obedeces.

Hasta la próxima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s