Mala racha

Todos pasamos por malas rachas, esos momentos en donde te pones a pensar en que momento vi pasar al famoso gato negro y no me tape los ojos.

Cierto día vengo en mí carro para los del norte o en mí coche para los del sur y vi salir humo del cofre así que me pare en la gasolinera más cercana y el chavo que reviso me dijo: todo bien seño! 
Oiga alcanzo a llegar al taller? Pregunté muy precavida, el chavo me dijo que llegaba hasta Puerto Vallarta! 

Mí angelito de la guarda que quería ser escuchado dijo: tu depa esta a 2 min, corre Tere corre y como soy bien obediente para lo que me conviene, tome la ruta corta hacia allá.
Llegue estacione el carro, baje a mi hija, entro a mi depa, tomo el teléfono para hablar al taller y tocan a mi puerta: vecina salga ya vio lo que tiene su carro?
Ay pero que vecino tan exagerado por un humito! 
Si, ya lo vi y le cerré la puerta en las narices por alarmista, cuando veo a todos los vecinos moviendo los carros cerca del mío y corriendo con una manguera: vecina su carro se incendió! 
Salgo y debo decirles a ustedes que el cofre quedo como chicharrón.

A los pocos días me despierta un dolor tremendo como si fuera a parir, no soy exagerada bueno solo a veces, tomé cuantas buscapinas se me pasaron por enfrente, después de estar toda la mañana de valiente una amiga me llevo con el doctor, me hicieron análisis y ya en la noche mi alma desobediente decidio que estaba bien y no iba a ningún lado que no fuera mí cama, pero mi tío doctor sabia que era el apéndice y no aguantaría mas tiempo así que me dijo: o te vas al hospital o te vas al hospital y siendo de esa manera pues que hizo Tere? se fue al hospital! 
Mí carro había sido perdida total, así que una tía paso por mi, salí y deje abierto mi depa, mi hija había escuchado que iríamos al hospital y escondió las llaves en el fregadero de la cocina debajo de un vaso, así que lograr salir sin llaves fue también una aventura.

Estuve a punto de peritonitis por necia y valiente, me llevaron a un hospital de monjas (las cuales por cierto nunca vi, debieron de estar ocupadas haciendo rompope) al darme la cuenta del hospital descubrí que las monjas lo que querían es ir a Roma a ver al papa y volverme a operar del susto.

En el hospital me dieron el clásico termómetro de mercurio en su estuche, mi muchacha decidió que el termómetro tenia cara de pluma color azul y puso el termómetro en un bote de plumas, mi hija se sienta a dibujar y dice: que pluma tan simpática, la voy a morder, a ver si sabe a chocolate! en eso escucho como si comiera un bolillo tapatio crujiente cuando recuerdo que no había bolillos en mi casa, corro a la mesa y el termómetro? ya no tenía el mercurio y algunas partes de cristal, corran al hospital de nuevo! 
Solo fue un susto y el mercurio en pequeñas cantidades puede ser eliminado en unos días.

A los pocos meses decido hacer mudanza hasta tierras Sinaloenses, una gran idea de esas que acostumbra mi alma traicionera, en esas estaba guarde y guarde cuando al vecino aquel que anunció la quemada de mi carro viejo se le ocurre volver a tocar a mi puerta y me dijo: vecina ya vio lo que le paso a su carro nuevo? 
No y ahora qué paso?
Ya no le voy a abrir la puerta a ese vecino pensé.

Me habian robado las 4 llantas de mí carro nuevo, solo dejaron unos tornillos de recuerdo, bien considerados.
Véanlo por el lado amable mi hija no iba ese día al kinder y yo no necesitaba ese día el carro, lo que si ocupaba era dinero para pagar el chistecito, todos lloren conmigo a la cuenta de tres…

Finalmente cada quien tiene experiencias que son necesarias para nuestra vida, todo pasa por algo, aunque aún no entiendo que les costaba robarse solo una de las llantas y no las 4.

Se aceptan buenos deseos para las próximas buenas rachas que tendré, después de que hace unos meses se me cayera un espejo, porque me niego a tener este tipo de aventuras por 7 años mas.

He aprendido a reír de las cosas que para los demás puedan parecer malas y para mi terribles, lo malo que paso en ese momento hoy se los platico en son de broma, el único gato negro que vi pasar fue la sombra de mis actos.

La lección de hoy: se vale reír de lo malo y agradecer todo lo bueno.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s