Un héroe llamado Armando

La vida me dio al mejor padre del mundo, me recibió en el mundo con una gran capa de súper héroe, no me digan exagerada momento que quiénes lo conocieron me darán la razón, así era él, mi papá, mi héroe llamado Armando.

todo lo podía, todo lo lograba, todo lo sabía o lo investigaba.

Me salvaba de todas mis grandes ideas, me apoyaba en las más grandes locuras, el sólo tenía una vida, su vida era yo (nomás no le rompan el encanto a mi mamá).
El decía que la vida buena era cara, que habia otra más barata pero esa ya no era vida, así que yo he sido bien obediente con eso, me enseño el hábito de leer y visitar cada domingo la librería, también a poner zapatillas de ballet a los hombres que tuvieran la osadía de hacerme sufrir, aunque a veces se me ha olvido hacerle caso, un día le dije: quiero ser actriz! mi mamá me dejo de hablar y el calmadamente me dijo: eso quieres? Hazlo! Y pues lo intente y ahora sólo hago dramas en mi casa.
Me enseño a no dudar, te gusta? Cómpralo! No dudes! Y con la pena pero ahora compro todo! pero la gran lección de vida me la dio en la adversidad.
Un día desayunando decidió cambiar el primer foco de su vida, se subió a la silla y se cayó, así de sencillo fue quitármelo, así de absurdo fue.
Una operación que parecía sencilla, va a salir caminando al día siguiente dijo el doctor, pero el no contaba con perder las radiografías antes de entrar a la cirugía verdad? No pasa nada! y mi papá no volvió a caminar más, fueron complicaciones, errores médicos y humanos que por poco me cuestan la vida también a mi al convulsionar donando sangre sin que ninguna enfermera supiera como ayudarme, si no llevo a un ángel en forma de tío me les voy, pero serenos el me salvó la vida y yo me tenía que regresar a escribir blogs.
Estuvimos 6 meses habitando un hospital, los más difíciles de mi vida, lo dejaron cuadraplejico, casi sin voz, jamás se quejo, no le quitaron las ganas de vivir, fueron meses de despertar enfermeros que se quedaban dormidos, de oir gritos de dolor al lado del cuarto, de calenturas, complicaciones, reflexiologos, terapistas, escaras, opiniones.
Hace unos dias encontré a una sra que me dijo: yo me acuerdo de ti en el hospital, tu eras la que iba y peleaba por su papá con los doctores….si, yo era esa que luchaba para salvar a su papá persiguiendo al doctor que lo opero, se me escondía al verme y yo iba detrás de el, me estaban quitando a mi padre de una manera increíble, como no iba a pelear, como no iba a pedir una explicación, una alternativa, un milagro!
Cuando el dormía yo lo veía, como quizá el me veía a mi cuando era bebe, era tan perfecto y tan hermoso, lo contemplaba para jamás olvidarlo y grabarlo en mi corazón.
La última noche llevo grabada su mirada, era la mirada de un adiós, horas después suena el teléfono, la llamada que nunca quieres contestar, corrí y tome su mano, no lo solté hasta sentir su último aliento, el y yo juntos hasta el final, daría lo que fuera por sentir su mano otra vez tomando la mía.

Desde entonces aprendí a vivir sin el teniéndolo de otra manera, buscándolo en sueños, recordándolo en fotos, llevándolo en mi corazón, en ese en donde lo grabe para siempre.
Un hombre como pocos, un padre de esos que casi no existen, con una inteligencia impresionante digna de cualquier sabio.
El es mi papá, mi héroe ese que me sigue dando consejos en llamadas telefónicas en mis sueños, ese que no me deja sola en la distancia entre planos, eso señoras y señores es tener un gran amor y el mío habita entre el cielo y mi corazón.
P.D. Estás guapísimo Mam.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s