Entrevista de trabajo

Al fin sonó el teléfono y no era mi mamá, era para una cita de trabajo,lunes 4pm…

Me quede pasmada, se me hizo hoyo en la panza, nudo en la garganta, ganas de brincar en la cama, y 89764567889865 preguntas e ideas cruzaron por mi mente.

¿Qué se dice en una entrevista? Hacía años, muchos años, demasiados años en donde nadie me hacía una entrevista de trabajo, mi vida giraba sólo en las entrevistas con la maestra de la escuela de mí hija.

Viste formal, me dijo la persona que me hablo, colgué el teléfono y dije: mi misma vienes de vacaciones y los jeans reinan en tu maleta, pero no contaban con mi astucia había puesto unos pantalones color gris del año de la Inquisición, solo los traje por el orgullo de que al fin me cerraban.
Crucé la ciudad para llegar a la cita, pregunté por la persona que me hablo, me sentaron a esperar y yo veía que llegaba uno tras otro preguntando por la misma persona, desde ahí sospeche que no sería el trabajo de mis sueños, y pues como no, ni que me hubieran hablado para un casting en Televisa.
Pase con la amable señorita y me dijo mira: son ventas, las primeras cinco semanas ganas $1,250 pesos más comisiones (obvio hablaba de comisiones millonarias, y yo pensaba que después de esas semanas el pago sería más) después me pasa a hacer un cuestionario psicometríco de muchas pero hartas preguntas, pusieron a trabajar mi cerebro cosa que les agradezco, seguían llegando señores de traje, chamacas que van a entrevista en jeans, y yo pensaba: Tere corre, sal de ahí, algo está medio raro, pero me quede a vivir la experiencia.

Después me llevaron al piso 16, me querían apantallar con la vista del edificio ya los cache, el señor gerente bien buena onda, yo bien segura de mi misma ya se la saben, ¿sabes hacer esto? Claro, yo lo se todo! Respondía para que se notara la inteligencia emocional que me cargo (cositas, yo!) Después la pregunta del millón: ¿por qué debo contratarte? nombre, le dije una respuesta telenovelera que de inmediato firmo de aprobada.
De regreso con la señorita me siguieron haciendo otro cuestionario, ahí si me relaje porque ya estaba aprobada pero las preguntas, no se pasen, me sentí en una clase de matemáticas, lógica y física juntas, después entrego mis papeles y me dice la chava, empiezas el lunes, ah muy bien le conteste, nomás seamos claros, después de las 5 semanas ¿cuánto es el pago? De 500 pesotes Tere! no pues casi lloro, salgo corriendo y huyó del país en vez de ponerme a hacer mudanza.

Así que en vez de que ellos me dijeran nosotros te hablamos, les dije: muchas gracias esperen mi llamada.
Salí caminando en tacones por Av Chapultepec, me senté en Starbucks con mi frapuchino caramel extra crema batida, para recuperar la energía perdida con tanta pregunta, ahí recordé que yo no mande curriculum a esa empresa, así que de alguna manera con su base de datos tuvieron mi curriculum o mi teléfono, sirvió de experiencia pensé.
Si muchachos hay que sacar provecho de cada cosa que nos pasa en la vida, entendí que puedo conseguir un trabajo y no solo hacer la comida de mi hija, entendí que la siguiente entrevista tendría la seguridad de responder bien y quedarme con el puesto, que buscando te encuentran, y que quizá no era lo que buscaba pero sé que llegará porque ya lo pedí y a mi me dijeron que Diosito dijo: pide y se te dará, y yo como soy una atea muy obediente ya pedí en grande y estoy poniendo de mi parte para que llegue porque no se trata sólo de que del cielo lleguen las cosas.

También me dijeron que los tiempos de Dios son perfectos y no sé si yo soy la que viene a pasito tun, tun o el jefe está poniendo a prueba mi perseverancia, mis ganas y que me quede sin comer el día de ayer para tomar al toro por los cuernos.

Volver a trabajar después de decidir tomar el trabajo de mamá de tiempo completo, es difícil, te regresa el chip de culpa, de pensar que sin ti estará bien? te da miedo que se te olvide lo que ya sabias y que de lo único que sepas hablar es de escuelas, exámenes y berrinches y si, todo se puede, quizá el primer día que regrese a trabajar sea como mi primer día de kínder, el día que decidiste volver a empezar de cero, siento que en mi caso es desde .00 pero sabiendo que lo bien aprendido no se olvida, y que eres capaz de lograr ser aprobada en un trabajo e ir por más.

Querer no es poder, intentar es lograr.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s