El piso se mueve, la tierra se acomoda.

techo

El día desde temprano anunciaba señales, de esos que mantienes la preocupación y el agobio como alimento del día, porque como últimamente me alimento de lechuga pues no cuenta.

Salgo a sacar al baño privado a mis adorables perros, y decido que por esa vez Thor necesita privacidad, ustedes disculpen que les de detalles, es un perro de casi 15 años y si no lo invito a moverse se queda parado viendo al cielo y yo derritiéndome cual bombón en medio patio, me siento y veo a lo lejos como caminan por la cancha de tenis y alrededor de la alberca virtual sin novedades al frente, mientras me siento cómodamente con el amor de mi vida, mi teléfono.

Ya nos íbamos felices y contentos cuando mi santa madre que ustedes saben que tengo, dice: una rata muerta! Corro y le digo: Flora, es un pajarito! La mueve con la escoba y deduzco que los pájaros no tienen cola larga verdad? grito, corro y voy por el cloro, quiero desinfectar la casa y poner una barrera para que no entre ni un miembro más de su familia, en eso recuerdo que mis perros no corrieron para matarla, pero me quedo con el agobio si se acercaron o si estaba envenenada y pues me mortifico todo el día por la salud animal de los miembros de la casa, porque tengo un problema de psicosis masiva.

Por la noche ya cansada de hacer re decoración, una de esas grandes ideas que tengo de vez en cuando, decido dormir temprano en sábado, uno más de esos que no salí ni por unos tacos, estaba dormida cuando Thor me pide lo lleve a tomar agua, si amable lector, mi perro es bien educado y su edad avanzada, me acuesto de nuevo y en ese momento me mueven la cama, temblor número 1, corro a abrazar a mi hija pero pasa pronto, decido tomar mi teléfono y tuitear, en eso un segundo movimiento y vuelvo a abrazar a mi hija pero más fuerte, me dedico a publicar por redes sociales y whatsapp los dos temblores cuando de pronto truena la puerta del baño, después la del cuarto, el aire acondicionado y zas, un tercer temblor muy fuerte! mi instinto maternal me dijo: Tere despierta a tú hija, le grito y la invito a acomodarse casi abajo de la cama bueno de lado, en donde queda el triángulo de salvación, pero al estar ahí el piso se movía como si bailara zumba, así que decidí correr a la puerta de salida, ya iba bajando con todo y perros y me dice mi hija: se me olvido mi ksimerito! (Muñeco marca Distroller que ella cree tiene vida real y que insiste que es mi nieto!) le digo: primero tu vida, después la del ksimerito Machincuepa! Como estaba bien dormida acepto salvarse primero, en ese momento se soltó una gran lluvia, entonces pensé si salir a media calle en busca de la salvación era buena idea y quizá por andar salvándome me cae un rayo? Si duda una que hacer muchachos. Aquello era película de terror Sinaloense, tomando en cuenta que nunca llueve y llevábamos 3 sismos, decidí buscar apoyo materno así que me fui a instalar con hija y perros a su cuarto y mientras hablamos del susto y chateaba a la vez, cosa que ustedes saben no puedo dejar de hacer y menos en esos momentos de estrés, de pronto el movimiento número 4 de la noche, menos fuerte que sus antecesores pero al final del día el piso se mueve, tengan en cuenta que para ese momento a mi se me movían las piernas y el corazón, así que aunque no temblara para mi todo se movía, solo esperaba que para la madre naturaleza no existiera el quinto malo.

Regreso a mi cuarto y noto que encima de mi cama al lado de la lámpara de techo había una grieta, y como no confío en los albañiles borrachos que hicieron esta casa y que dejaron una pared chueca, analizo mudarme de país en ese instante, como tampoco se podía, moví mi cama casi al baño, dormir ya no pude, en cada trueno del diluvio pensaba que no se me fuera a caer el techo encima, así que ese día no dormí pero bien que tuitie.

¿Despertar a mi hija fue lo correcto? no la deje durmiendo como mis amigas a sus hijos, estuvo mal que la despertará para ponerla a salvo? ¿Qué se hace en esos casos? La magnitud fue de 6.7, mi susto fue magnitud no tengo idea que hacer en un temblor.

Ayer ocurrió un sismo más fuerte en Chile, ustedes están necios que en México habrá uno peor que el del 85, que buenos deseos tienen chavos! La realidad es que cada quien actúa según el susto, unos corren, otros se van al marco de la puerta, yo prefiero que si me voy a morir sea intentando salvarme, otros publicamos en redes sociales y los más valientes se quedan de camarógrafos grabando el momento.

¿Sabemos qué hacer? Hoy tiembla y mañana se nos olvida porque ya no volvió a temblar, si estoy en segundo piso y bajo, se me caen dos pisos encima? si me quedo se me cae nomás el techo? O mira Tere, ya pensaste muchas cosas hoy, vete a trabajar con los bomberos!

Estamos preparados en un lugar en donde sabemos recibir huracanes, pero no tenemos idea como enfrentar un sismo? 

Leo que tengan documentos a la mano, siento que en lo que menos pensaré es en papeles, creo que yo primero agarro la correa de mis perros.

Lo mejor es mantener la calma, guardar el celular, y ponerte en un lugar a salvo.

Así fue ese día, de esos días raros que se mueven a veces no sólo por una falla tectónica, a veces por fallas existenciales, o de control animal, días que te marean sin saber que hacer y en donde al final haces lo único que está bien que hagas, seguir a tu intuición, confiar y dormir para que el día siguiente sea mejor, después de todo, los movimientos son para acomodar, y la naturaleza para respetar. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s