Una mala madre 

image

 

Soy una mala madre, esa hipótesis deambula por mi mente, no puedo dormir, estoy acostada analizando como llegue hasta aquí en mi intento por ser una súper mamá.

Comprendí hace unos momentos eso que escuche por ahí, que las madres somos tóxicas yo diría que también bipolares, en un segundo queremos correrlos de la casa y al otro los amamos con la locura que tenemos y nos da la maternidad, una pregunta constante en nuestra mente: lo estaré haciendo todo bien? lo bien algunas veces sale mal? Qué tan seguido nos podemos equivocar? Y por qué las mismas madres desesperadas nos juzgan más que nuestra propia madre?
Lo cierto es que hoy comprendí que me peleo conmigo misma y reniego de lo que yo he formado, no es eso tenebroso?

Ayer hubo un atento aviso de lo que hoy me esperaba, decidí ir por unos mariscos para curar el alma y mis renegados pulmones, me estaciono y aquella niña que vive en mi casa ve el lugar y se niega a bajar, la lady no podía bajar ahí prefería su casa, estaba feo el lugar decía su majestad, la madre más mala del mundo diseñó un plan astuto en su cerebro, porque desde que soy mamá mis dotes de escritora tienen un plus, diseñar historias macabras y mágicas a la velocidad de la luz, como no me gusta dar shows públicos dije: ves ese carro atrás? Ellos roban niños, esperan que me vaya para venir por ti, te bajas y te controlas o te despides de tu madre! (Tiene que haber drama porque a ella se le da eso, ustedes comprendan) se bajo cual niña adolescente atufada y peleada con el mundo y el dueño de los ricos mariscos, después de todo prefiere a esta madre gritona y regañona que a la pobre señora que solo buscaba en esa camioneta un lugar de estacionamiento.

Hoy después de semanas de encierro debido a su achacosa y enferma madre la bomba explotó, la palabra mágica: metete a bañar hizo estragos familiares, cuando yo diga! fue la respuesta que escuche aunque en realidad mi cerebro capto un: hago lo que quiero, te estoy cucando, me vale lo que digas haré lo que quiera y si no me voy de la casa o mínimo al cuarto de mi abuela, en eso mencioné el gran castigo divino que la esperaba a lo cual el drama telenovelero aumentó, aquí recordé las palabras de alguien: si yo le hablará así a mi mamá de un chanclazo me acomodaba los chakras, por qué me dicen esas cosas? Ya ando yo desacomodando mi paciencia.

Mi hija tiene unos pantalones tan bien puestos que ni cuenta te das que en realidad usa falda, yo me convierto en villana macabra que usted dudaría si soy la misma sonriente que hace videos en YouTube.
Hoy fui mala, hoy llore.
Qué difícil es ser mamá, no puedo usar el clásico pretexto de: te voy a acusar con tu papá, acúsenme a mi mejor.

Cuando aflojo un poco al sargento que llevo dentro la casa se convierte en caos, la niña se aloca y me habla la maestra de la escuela, qué raro que no hizo la tarea! Cómo le explico a la maestra que yo tuve la culpa? pero que a la vez hice algo bueno, me canse! Llegue a mi límite con el: ponte a hacer la tarea mil veces, hasta que dije es tú responsabilidad no la mía, báñate ya, lávate los dientes, lávate las manos, lleva la ropa al bote de la ropa sucia, no la dejes tirada, los zapatos van en el departamento de zapatería no a media recámara, el violín no debe de ir al lado de la almohada o lo aviento por la ventana aunque me estorbe la reja, y así mis letanías diarias que a veces me cansan, me desesperan y enloquecen.

Si, señorita maestra y público en general, soy mala madre, algunas veces me creo su amiga y ella se pone rebelde ya volví a ser sargento y entre más militar soy ella más me quiere, me habla en tono de las novelas de los años treinta y hace las cosas sin que se las recuerde.

Aparte a veces tengo que lidiar con corajes derivados de un alegre divorcio, peleas en donde el coraje no es conmigo pero como no tiene con quién más pelearse pues ahí estoy siempre yo y tengo que volverme psicóloga y hasta psiquiatra, buscar maneras de que entienda que si tiene papá aunque este lejos y en la escuela le digan: no tienes papá! y yo quiera ir a decirle al niño que si tiene papá y además mucha madre! otras veces tengo que adivinar su pensamiento, y atinar a decir las palabras correctas lo cual nunca se sabe porque el problema es que yo deje de hablar, llevo dos días durmiéndome antes de las 9 pm, mi cerebro está cansado y mi corazón preguntón, me volví colegio militar pero sé que ella el día de pasado mañana me dirá gracias mamá por haber sido un poco mala, dije un poco eh?!

Así todas tenemos momentos malos y buenos, no somos buenas ni malas somos mamás, tenemos derecho a cansarnos y preferir estar en el facebook alejadas de la realidad de las tareas, dar de cenar y hacer lunch, a veces solo queremos una casa ordenada y en silencio, pero como parte de nuestra bipolaridad el día que eso llega a pasar añoramos la casa tirada, zapatos en cada esquina y jueguetes debajo de tu almohada.
Hoy ya no quiero ser súper mamá quiero ser solo una mamá común de esas locas que andan por la vida con un chongo en la cabeza y vestida como si fuera al gimnasio mientras preparo la comida.

Hoy veía fotos, que rápido pasa el tiempo, comprendí que los berrinches, los retos y el tiradero de juguetes terminará algún día, pero la educación y los principios de la generala seguirán por siempre, no está mal de pronto no saber qué hacer, finalmente a veces buena y a veces mala, soy mamá.

Después de todo siempre el drama se me olvida cuando amanece un nuevo día, y ella llega me abraza y amablemente me dice: eres la mejor y qué creen? Yo le creo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s