Yo le quité el iPad a mi hija! 


La niña que vive en mi casa y dice que es mi hija tiene estrabismo, fuertes declaraciones lo sé, en resumen tiene un ojo flojo, que se movía hacia adentro desde que era una niña tan chiquita que comenzó a usar lentes cuando tenía un año de edad con no me acuerdo cuántos meses, la operaron a los tres años, sus ojos se alinearon pero desde entonces siempre fue una niña con lentes.

Hace un año, llegamos con la doctora y le contamos la inquietud de usar lentes de contacto, ella dijo que estaba bien que los usará, yo cansada de estar cambiando las micas y limpiando lentes cochinos me emocioné, así empezó con los lentes de contacto y su autoestima subió con la vanidad de niña coqueta que aprende viendo a su mamá maquillarse todo el día, al fin había dejado de usar lentes, el motivo número uno que genera compañeros de escuela enfadosos, pero de pronto empezamos a notar que el ojo que se iba hacía adentro empezaba a moverse hacía afuera y ella te veía como si en verdad estuviera viendo hacía otro lado, regresamos con la doctora y nos explicó que eso le pasaba a uno entre no tengo idea cuantos con lentes de contacto. Era algo del cerebro que prefería usar el ojo bueno y dejaba que siguiera descansando al ojo flojo! Qué considerado!

Volvimos entonces con los temidos lentes de armazón y el ojo seguía necio más que flojo, tenía que ser de la familia! Decidimos ir con otro doctor a otra opinión, le cambio la graduación una muy elevada, y el problema, adivinen? No mejoró nada! las tres ultimas graduaciones eran diferentes por mucho, veías las recetas y parecía un juego a ver a que graduación le atinamos, pero en esa ocasión un amigo que es también oftalmólogo me dijo la cosa más sensata del mundo, me hablo del iPad! Leíste bien, el IPAD! Así con mayúsculas para que luego no digan que no dije.

Quiero hacer una pausa y recordar las siempre sabias palabras de mi abuelita: no veas la tele cerca, háganse para atrás! me chocaba y me ponía de malas que me lo dijera y hasta hoy lo entiendo, tenía lógica y lo decía por algo, bendita sabiduría milenaria. Esa lógica es la que me explico mi amigo, los niños usan tanto el iPad, lo hacen desde una distancia muy corta, por eso vemos a tantos niños usando lentes, no solo hacemos niños flojos, también vista fodonga! (Eso ya lo dije yo!).

Para lo que mi hija usaba el iPad era para ver Netflix y a su mamá y a los polinesios en YouTube, así que apagamos la tableta y empezó a ver el famoso Netflix en la tele a distancia normal, en una esquina como decía mi abuelita y me imploraba mi alma exagerada, qué pasó?
El día de su cumpleaños para las fotos noté algo, con lentes el ojo se movía hacia afuera, si le pedía se quitará los lentes para las fotos sus ojos estaban alineados! Leyeron bien! Un caso curioso.

Al día siguiente mi espíritu de oftalmóloga frustrada que llevo dentro, le quitó los lentes, y volvimos con los de contacto! A ver qué pasa, pensé! A partir de entonces sus ojos están perfectos y ella ve bien, qué explicación encuentro? Sin duda lo que más le afectó no fue una cosa cerebral, los lentes de contacto no fueron el enemigo, el culpable se llama: iPad.

Hoy vemos más niños con lentes desde chiquitos, nacen con el celular de mamá en la mano, y hasta se los llevas al restaurante para que tú puedas comer en santa paz. Dime una cosa, cuántos niños tienen lentes en el salón de tus hijos? A cuántos conoces o has visto por ahí?
Yo, a raíz de tanto usar el teléfono estoy más ciega cada día, quieren divertir a sus hijos? Existen unas hojas que van juntas en montones, contienen historias, se hacen llamar libros, o te invito a dejar que se aburran, déjalos que se comporten sin aparatos, así creciste tú y no fue tan malo.


Yo fui hija única, no jugaba con nadie, me aburría, pero me inventaba juegos, amigos y diversión, por eso te confirmo que no les pasa nada si se aburren, no estarán aburridos para siempre y sobre todo aprenderán a manejar sus emociones de frustración masiva, algún día entenderemos que no es tan malo tener un hijo en la mesa de un restaurante con las manos vacías, sin iPad, cuando veo a estos niños me dan ganas de ir a quietarle su tableta y decirle, mira niño ponte a contar cuantas basuras tiene el techo!!

En verdad eso me divertía haciendo yo de niña, contaba las rayas de la división de carriles de los carros, a ver qué carro llegaba antes al semáforo, encuéntrale formas a las nubes! Ya les di muchas ideas revolucionarias, diseñen las suyas, pero en verdad no miren hacia abajo pegados al iPad!

Háganle caso a mi abuelita y a mi intuición de mamá.

Besos 😉🤓

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s